HILOS TENSORES

Una de las últimas novedades en medicina estética son los Hilos de PDO (polidioxanona). Siguiendo la línea de los últimos avances en rejuvenecimiento cutáneo, es un proceso natural y no agresivo, que no precisa ni cortes ni anclajes ni suturas. Los hilos de PDO activan una serie de procesos autoinducidos, no quirúrgicos que mejoran la flacidez gravitacional. Ya que generan un proceso de fibrosis a su alrededor que permite de forma natural y espontánea que nuestra propia piel sintetice sus propias fibras de colágeno provocando un efecto de autolifting biológico. Este tratamiento V LIFT PRO se aplica en la dermis y su inserción es la responsable de que los fibroblastos generan colágeno tipo I y tipo III. Algo positivo para mejorar la calidad cutánea del área tratada, especialmente si tenemos en cuenta que a partir de los 35 años la piel empieza a ralentizar la síntesis de colágeno y regeneración cutánea lo cual repercutirá en el envejecimiento cutáneo. Los hilos de PDO se reabsorben en 6 meses, pero realmente el efecto de tensado se debe a la fibrosis natural y colágeno generado. Este efecto dura entre 12 y 18 meses, dependiendo como en la mayoría de tratamientos de la respuesta individual de cada paciente, de su edad, del tipo de piel y el grado de descolgamiento. Y como sucede con otros tratamientos como por ejemplo los factores de crecimiento que también inducen una respuesta natural biológica, su efecto no es inmediato sino que requiere un periodo de 1 a 3 meses para mostrar sus resultados. Este tratamiento está indicado para personas mayores de 35 años, como tratamiento preventivo o frente a los primeros signos de descolgamiento gravitacional. Y en edades más avanzadas debido a que tienen una menor capacidad de regenerar colágeno o en descolgamientos muy evidentes, la mejoría será más discreta.

Image